COLABORACIÓN: ¡Rescata a tu bruja interior!

COLABORACIÓN: ¡Rescata a tu bruja interior!

febrero 21, 2019

¿Bruja, yo?

¿Bruja, yo? ¿Cómo crees? Si soy una buena persona, si no estoy de tan mal ver, si me gusta que me traten como a una princesa, si no soy ni tan vieja ni tan fea como una bruja… Todos estos pensamientos me vinieron a la mente cuando escuché, en mi mente, esa voz sabia que me insistía, ¡rescata a tu bruja interior!

Tenía 34 años y una pequeña rebelde de 3 años por hija, que me hacía darme de topes en la cabeza tratando de entender por qué a esta niña no le gustaban los vestidos, odiaba a las princesas “por aburridas” y era fan número uno de su abuela Alis, mi mamá (una bruja de verdad, según decía Sabina, mi pequeña.)

 

Sabina y su abuela, la Bruja

A Sabina le encantaban las brujas; le recordaban a su abuela por esa carcajada estruendosa que tenían y también por sus escobas mágicas sobre las que sobrevolaban los bosques y las ciudades, igualita a la gran escoba que tenía su abuela en la covacha detrás de su cabaña, en el bosque de Huitzilac. Sabina me aseguraba que su abuela le había prometido enseñarle a volar en su escoba “cuando estuviera preparada”. Y se le veía muy aplicada: cada vez que estaba a punto de hacer un berrinche, tomaba una profunda bocanada de aire para tranquilizarse y demostrarle a su bruja favorita qué tan lista estaba para ser su aprendiz.

Ella siempre cumple sus promesas

Cuando mi mamá murió, inesperadamente de un ataque al corazón, Sabina entró en shock. No podía ser verdad; su abuela siempre cumplía sus promesa y aún no le daba sus lecciones para volar.

Fue entonces cuando comenzó mi propia aventura, buscando entre los intrincados caminos de mis prejuicios y creencias limitantes, algún indicio de mi “brujez”; tratando de comprender qué sería lo que mi mamá-bruja querría enseñarle a mi Sabina rebelde sobre la vida desde la perspectiva de las brujas.


Mi reencuentro con las brujas

A lo largo de 6 años, compré, leí, investigué, reflexioné y até cabos de todo documento, tarot, historia popular, documentos históricos, y hasta tratados antiguos de medicina, hechicería, Wicca y herbolaria, para empaparme de lo que realmente significaba ser bruja, y finalmente, comprendí, desenmarañando las madejas de mala fama y acusaciones injustas, lo que estaba detrás del personaje de la bruja solitaria, vieja, amargada y maliciosa que nos pintan en los cuentos: una mujer poderosa.

El poder, en las mujeres, causa miedo y desconfianza en un mundo construido por y para hombres; diseñado para que las mujeres seamos un accesorio o, cuando mucho, una compañera salida de la costilla de nuestro Adán.


Las Brujas desde la perspectiva de un mundo misógino

Las mujeres capaces de valerse por sí mismas, que tienen su propia opinión y la defienden, que son inteligentes, que estudian, que saben, que enseñan, que sanan, que protegen, son pintadas como mujeres neuróticas, histéricas, sabiondas, peligrosas, manipuladoras y malignas. Mientras que esas mismas características, en sus compañeros, son valoradas como las de un líder, en ellas son vistas con recelo y son incluso desaconsejadas, porque amenazan a los hombres y pueden tener como consecuencia la soledad; una de las peores maldiciones para las mujeres en un mundo machista y misógino como en el que vivimos.

Hay que ser valiente para asumirse bruja. Porque implica apropiarnos de nuestro poder y renunciar a la dependencia; apropiarnos de nuestras decisiones y volvernos responsables de nosotras mismas; apropiarnos de nuestra vida y asumir que nadie, más que nosotras mismas, puede salvarnos. Nos permite, pues, recobrar la totalidad de lo que somos, nos devela que nuestra media naranja está dentro nuestro, y que la soledad es nuestra aliada para alimentar nuestra magia, esa que viene de creer y comprometernos con nosotras mismas antes de con nadie más. Desde ahí, las relaciones que establecemos se enriquecen, se vuelven más equitativas y honestas.


Lecciones para Volar para una Bruja moderna

Te invito a conocer Lecciones para Volar, el libro que me dictó esa voz con las lecciones para que Sabina aprendiera a volar y que me empujó a mí a empoderarme y a rescatar a mi bruja interior.

No te pierdas el taller que Lilyán estará dando en Mérida, el próximo 12 de marzo, como parte de las Celebraciones de Melinas en el Mes de la Mujer. OBTEN TUS ACCESOS AQUÍ

Lecciones para Volar estará a la VENTA próximamente en Casa Melinas.



Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

RELATOS DE CHIDAS Y CHINGONAS: Vitiligo
RELATOS DE CHIDAS Y CHINGONAS: Vitiligo

febrero 25, 2020

Mi madre siempre me decía, hija eres hermosa ¿porque no lo ves? me acompañó siempre a consultas, me apoyó en tratamientos, me apoyaba cuando más me afectaban las malas palabras, me compraba maquillaje especial cada mes para usarlo en cantidades excesivas para taparme, (porque la idea de la bolsa de papel en la cabeza es algo loca jaja) y al final, estuvo ahí, orgullosa con la sonrisa enorme y las lágrimas de alegría cuando encontramos la cura, "la aceptación".

Ver artículo completo

Colaboración: REFLEXIONES DE SAN VALENTÍN
Colaboración: REFLEXIONES DE SAN VALENTÍN

febrero 18, 2020

Ver artículo completo

¿POR QUÉ RESULTA TAN DIFÍCIL CAMBIAR?
¿POR QUÉ RESULTA TAN DIFÍCIL CAMBIAR?

febrero 05, 2020

Ver artículo completo