Colaboración:  EL MITO DE LA PERFECCIÓN.

Colaboración: EL MITO DE LA PERFECCIÓN.

diciembre 21, 2018 7 Comentarios

Al observar la naturaleza uno puede maravillarse y asombrarse de cómo fluye de manera grandiosa en la vida. Nace, crece, se adapta, cambia y así cumplir con un sentido inherente en su propia creación. Vivir.

Basta con un día tomar unos audífonos, una playlist relajante y salir a caminar y mezclarnos con la naturaleza para invitar al mejor acto de conciencia que podemos tener. Imagina o detente a mirar un árbol, después de unos minutos ese árbol empieza a tener una definición tan amplia, que va desde observar a detalle sus tamaño y forma, hasta la idea compleja de cómo ha sido perfectamente creado y puesto ahí, justo donde está ahora. Todos los árboles en esta vida tienen una historia, porque lo que tiene vida, edad, crecimiento y forma tiene una. Muchas veces nos maravillamos de sus colores, de sus hojas y de sus flores si las tiene o nos puede hacer pensar sobre él porque no tiene colores y hojas, no juzgamos, intentamos conocerlo. Pero qué pasa si nos vamos al aspecto más importante de esa vida, de esa historia. La raíz, ahí es donde toda historia empieza a formarse, dependiendo de los cuidados, de las necesidades y de su manera de buscar crecimiento y una posición que se la mejor para alimentar cada parte de si misma. La raíz entonces define mucho de cómo un árbol puede crecer.

Otra maravilla sobre los árboles, es que son hermosos, unos dan sombra, otros inspiran la imaginación, pero en realidad están lejos de definiciones estéticas rigurosas, es decir, en su vida natural, no hay críticos deformando las cualidades de un árbol, ni por su tamaño, ni por sus cicatrices ni por formas o colores. Y si en algún momento los hubiera, los árboles no dejarían de crecer por la opinión de esos críticos, porque el milagro de la creación es más elevada que las palabras de un grupo específico de gente.

El apreciar la creación y la estética de la naturaleza es un ejercicio de conciencia que todos tenemos a la mano. Es la mejor conexión que podemos tener con una conciencia propia, porque también nosotros somos un acto de creación maravillosa, estamos dotados de una preciada vida humana y de una conciencia de nosotros mismos que tiene en su centro, el poder de transformar todo lo que impactemos.

El mito de la perfección es una manera de ver la vida, que ha ido fomentando la pérdida de asombro al ver nuestra humanidad, cada vez nos maravillamos menos de nuestra vida humana, o por lo menos perdemos conciencia de que existimos. El mito de la perfección nos hace el evaluador más crítico sobre nosotros mismos, nos hace empezar a creer más en nuestros miedos que en nuestra esperanza, el temor a sentir o a hacer el ridículo empieza a adueñarse de nuestras ideas y el qué dirán se convierte en el verdugo que nos persigue.  Pero este mito de la perfección tiene un lugar donde se origina, y es que somos nosotros los que lo plantamos en nuestra al raíz al ir creciendo.

Nosotros no somos seres imperfectos, ni sobrados, ni incompletos, pero le prestamos atención a la gente que tiene argumentos negativos. Nos dejamos influenciar y esa influencia nos hace desviarnos de todo lo que alimenta nuestra virtud. Nuestra sociedad muchas veces no vive deprimida, vive distraída, vive ignorando su propia vida afectiva. Es en nuestra vida afectiva donde está nuestro poder de ser felices y amorosos, porque la vida afectiva nos invita a alimentar nuestra inteligencia espiritual, hay gente que alimenta su inteligencia emocional y eso es un gran paso, pero con el paso del tiempo el mito de la perfección genera un malestar, estrés. Recordemos cuando logramos algo valioso y cuando empiezan las felicitaciones, llega una observación negativa disfrazada de crítica constructiva y nos hace sentir que nada valió la pena.  Si nuestros logros viven en la cima y caen a la primera crítica mal intencionada, entonces nuestra vida afectiva nos está diciendo que necesitamos la fortaleza de nuestra inteligencia espiritual. La vida espiritual no es hablar de vida religiosa, la vida espiritual es la comunión de nosotros mismos con la naturaleza de nuestra creación, de la paz que podemos tener al entendernos, que así como los árboles, nuestra forma, tamaño y cicatrices no tienen que hacernos perfectos bajo el régimen de la sociedad adoradora del mito de la perfección.

Estamos diseñados para crecer, estamos destinados a transformar las vidas que tocamos. No somos una lista de requisitos en una lista en donde al cumplir con lo solicitado, nos den el resultado de ser perfectos. Somos mucho más que la simple perfección. Somos una legión de seres humanos creados para bailar, para motivar, para usar nuestra vida y transformar. El amor propio tiene su fortaleza en la inteligencia espiritual, en la manera en cómo nos hablamos y nos tratamos a nosotros mismos, nos da la conciencia de que empiece importarnos más lo que nos decimos, que el que dirán.

                   (fragmento de la conferencia “Construyendo Resiliencia”)

 


Will Manrique Baeza

Psicólogo, Ensayista & Speaker
Empowering Humans



7 Respuestas

Ana
Ana

enero 04, 2019

Me encanto el articulo, como siempre Will influyendo positivamente, gracias por tus aportaciones considero que aun queda mucho por nutrir las mentes en modo positivo, y definitivamente nuestras creencias ybprejuicios vsn enfocados a belleza y perfeccion superficial y nos olvidamos de lo verdaderamente importante el amor propio.
Mas articulos de estos Melinas 👌👏

Jessica
Jessica

enero 04, 2019

Son las palabras precisas en el momento más oportuno, eso es muy tuyo Will, grandioso proyecto… 🤗👏🏼

Arnoldo Contreras
Arnoldo Contreras

enero 04, 2019

Muy buen blog, felicidades a Melinas y a William Manrique por esta colaboración estrategica.

Arnoldo Contreras Martin
Arnoldo Contreras Martin

enero 04, 2019

Excelente nota, reconozco ampliamente la labor de Melinas y tienen en William Manrique un tremendo colaborador.

Adriana Suarez
Adriana Suarez

enero 04, 2019

Una de las colaboraciones más inspirada, creativa y diferente con respecto a la manera de ver la vida y el motivo de cada ser humano de existir. Excelente publicación !!!

Lilian osorio
Lilian osorio

enero 04, 2019

Hermosa refelexion, sin duda el amor propio, es la consideración q empieza por nosotros mismos para darnos un afecto ,un respeto, un valor es un músculo q deberíamos ejercitar ala perfección y en todo momento

Laura
Laura

enero 04, 2019

Siempre es una delicia leerte, felicidades por regalarnos tan bello mensaje, siempre he consideraro q el amor q sale es directamente proporcional al q recibimos. Abrazo amigo. Excelente

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

COLABORACIÓN: ¡Rescata a tu bruja interior!
COLABORACIÓN: ¡Rescata a tu bruja interior!

febrero 21, 2019

Cuando mi mamá murió, inesperadamente de un ataque al corazón, Sabina entró en shock. No podía ser verdad; su abuela siempre cumplía sus promesa y aún no le daba sus lecciones para volar.

Ver artículo completo

COLABORACIÓN : ¿Cómo puedo obtener el dinero que necesito para alcanzar mis sueños?
COLABORACIÓN : ¿Cómo puedo obtener el dinero que necesito para alcanzar mis sueños?

enero 04, 2019

Cuando comienza un año nuevo, vienen a nuestra mente un sinfín de metas y sueños nuevos por alcanzar. Nos emocionamos, ilusionamos y comenzamos los días con mucho positivismo y ganas de avanzar. Pero al paso de los días y de los meses, nuestros sueños y metas se van quedando atrás y llegamos al final del año sin siquiera recordarlos. Pero ¿por qué pasa esto?

Ver artículo completo

COLABORACIÓN: ¿"Propósitos"? de año nuevo.
COLABORACIÓN: ¿"Propósitos"? de año nuevo.

enero 01, 2019

Hubo ideas como propósitos de año nuevo que me fue inevitable no escuchar
con ese asombro que me confunde y alerta, porque me es impactante escuchar o leer propósitos que digan algo como “quiero ser flaca” o “por fin quiero adelgazar”. Escuchar eso como la petición de algo que se busca hace mucho tiempo, incasablemente, es algo que indica que como seres humanos somos todo menos
humanos con nosotros mismos. Rechazar lo que somos, querer algo más porque nunca somos suficiente, es todo lo que esta detrás de ese “por fin”. Todo por encajar en lo que dictan las directrices de una cultura social que le da más importancia a la perfección que a nuestra valiosa humanidad.

Ver artículo completo