Colaboración: CUANDO EL YOGA LLEGÓ A MI VIDA!

Colaboración: CUANDO EL YOGA LLEGÓ A MI VIDA!

agosto 01, 2017

Colaboración: CUANDO EL YOGA LLEGÓ A MI VIDA!
Por Beatriz Arenas

 

Tenía 25 años de edad en el año 1989, cuando llegó el yoga a mi vida... Momento en el que me encontraba en muy malas condiciones físicas (epilepsia, vitiligo, psoriasis) y emocionales (depresión y codependencia), desahuciada por los médicos y con grandes dificultades económicas. Entonces una de mis mejores amigas, me llevo con su Mtro de Yoga quien tambien era Naturopata, el me dijo, lo primero que necesitas hacer, es desintoxicarte... Asi que me inicie en la alimentacion ovolactovegetariana y en las practicas de Yoga, para estimular mis glandulas y ejercitar mi cuerpo.

Empieza así un nuevo camino en mi vida del que muy lentamente me empiezo a enamorar.

A los 15 dias de practicas (6 clases), mi Mtra me pide apoyar un horario que tenia alumnado fijo pero se habia quedado sin instructor. Acepte el reto y enfrente con grandes silencios que las alumnas me preguntaran directamente tú eres la Mtra de Yoga? Con una mirada despectiva a mi cuerpo de 106 kilos y talla 46...

Sólo mi deseo profundo de vivir y poder criar a mi hijo mayor, me dieron el motivo y la fuerza para hacer de mi clase de yoga, el mejor momento de mi vida, mostraba mi físico pero también mi mente, estudié mucho para lograrlo.

Recién había concluido mis estudios en administración de empresas y muy pronto conseguí empleo. Nunca imaginé que años después el yoga se volviera mi modo y estilo de vida. Justo al año de prácticas había reducido 2 tallas, sigo siendo gruesa de cuerpo, pero mis destrezas se desarrollaron...

He formado instructores y compartido mi clase por 28 años, mi cuerpo grueso ha inspirado a muchas mujeres obesas o con problemas fuertes de salud. En el 2000 en un Seminario Internacional de Vinyasa Yoga, en Coatepec, Veracruz, el tutor me dijo, si quieres aprobar debes presentar tu examen final con ropa pegada... Yo prefería usar ropa ancha para disimular mis formas, para mi sorpresa y felicidad el Mtro me dio Mención Honorífica por la limpieza de mi técnica... Gran lección recibida, mi cuerpo podría ser mejor modelo para mi alumnado si lo mostraba tal cual. Y mi autoestima tenía que subir para disfrutarlo.

Gracias a mis diversos Mtros y Terapeutas, me fui preparando en otras áreas alternativas y complementarias. Hoy sé que tuve que pisar fondo para reiniciarme y alcanzar metas que realmente nacieron de mi corazón.

Por todo esto que vivi, te digo a mis 53 años, que sí se puede crecer, avanzar y desarrollar en un modo más feliz sin dejar de trabajar por tí y por los demás.

Que se puede hacer del día algo divertivo. Que tu peso, tu edad, tu carrera, tu religión, tu estado civil... No son el límite. Que tú tienes toda la capacidad de ser éxito, alegría, salud, bienestar, inspiración para tí mism@. Sólo es cuestión de escuchar a tu cuerpo físico y ponerte de acuerdo con tus emociones y pensamientos para elegir formas más sanas de vivir.

Con todo mi amor...

Beatriz Arenas
Máster Taróloga

 



Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

Soy una Melina (texto de Susana Aliano)
Soy una Melina (texto de Susana Aliano)

marzo 19, 2019

Cuando vi el video, acababa de escribir un texto muy personal que tiene que ver con ese amor propio que estas mujeres tratan de difundir y contagiar a otras mujeres. Me sentí profundamente conectada con la idea y a mi amigo Lawrence solo le pude responder: ¡Me merezco mi Melina!

Ver artículo completo

Colaboración: La Importancia De La Representatividad
Colaboración: La Importancia De La Representatividad

marzo 07, 2019

Estar expuestos a una sola narrativa, cuando de cuerpos se trata,  fomenta el estigma y los estereotipos, al tiempo que promueve la insatisfacción corporal en quienes no encajan en el prototipo del “cuerpo adecuado”.

Ver artículo completo

COLABORACIÓN: ¡Rescata a tu bruja interior!
COLABORACIÓN: ¡Rescata a tu bruja interior!

febrero 21, 2019

Cuando mi mamá murió, inesperadamente de un ataque al corazón, Sabina entró en shock. No podía ser verdad; su abuela siempre cumplía sus promesa y aún no le daba sus lecciones para volar.

Ver artículo completo